Resultados 1 al 4 de 4

Tema: Según los informes de Bruselas tener trabajo no garantiza una vida digna

  1. #1
    Senior Member Avatar de Perseus
    Fecha de ingreso
    02 ene, 14
    Mensajes
    223

    Según los informes de Bruselas tener trabajo no garantiza una vida digna

    El empleo en Europa dibuja un panorama desolador, y es que uno de cada cuatro ciudadanos de la Unión Europea corre riesgo de pobreza o exclusión social. Situación especialmente aguda en España , y es que conseguir empleo ni siquiera garantiza superar la pobreza o incluso la vida digna.
    Es triste ver dónde estábamos y a dónde hemos caído. Los que tengan trabajo que hagan lo posible por no perderlo, y los que no, ánimo, qué más puedo decir....

  2. #2
    En muchos países del segundo y tercer mundo es así. Lo triste es que esto también está siendo ya aplicable en países del primer mundo como España. Tener trabajo en nuestro país ya no es sinónimo de tener una vida digna. Los jóvenes ya ni siquiera aspiran a ser mileuristas sino conformarse con lo que sea. Es bien triste
    No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita

  3. #3
    Realmente es lamentable que esto pase a nivel mundial, en España por ejemplo ese uno de cada 4 personas que tiene trabajo en algunos casos son víctimas de malos tratos o se quejan ya sea porque no están conformes con lo que hacen o no tienen la suficiente motivación, quizás porque no hacen lo que les gusta, sino la oportunidad que se les presento; o por que no reciben ningún tipo de incentivos. Otros que no tienen empleo desearían tenerlo. Pero cada día son más las exigencias para poder optar a un empleo digno que te ofrezca una remuneración satisfactoria para poder cubrir las necesidades básicas.

  4. #4
    La situación del paro en España pone en alerta a Bruselas y a la prensa extranjera
    Las redes sociales recogen un vídeo sobre la realidad del desempleo en el país que ha dado la vuelta al mundo
    Según la UE, uno de cada cuatro ciudadanos europeos se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social
    ICNr
    La situación de España en lo que a desempleo se refiere sigue centrando la atención de la opinión pública dentro y fuera del país. Ayer fue Bruselas quien puso el acento en la situación social y del empleo en 2013 en la Unión Europea, a través de un informe en el que dibujó un futuro muy poco alentador para el país. Las cifras revelan que uno de cada cuatro ciudadanos europeos se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social, a lo que se suma que si siquiera la obtención de un puesto de trabajo garantiza superar el riesgo de pobreza ni una vida digna. España, en este ámbito, se encuentra en una situación especialmente alarmante. Entre los ciudadanos que se encontraban en esta situación y encontraron un empleo en 2013, sólo el 30 por ciento de ellos consiguió salir del umbral de riesgo exclusión, frente al 50 por ciento de media en la UE.

    En palabras del comisario de Empleo, László Andor, el trasfondo de esta crisis, por primera vez en la historia, es que aunque el paro descienda, el aumento de la pobreza continuará. `Lamentablemente, no podemos decir que tener un trabajo sea equivalente a tener un nivel de vida decente´, afirmó el comisario, quien explicó que ello se debe a las tendencias a la contratación a tiempo parcial y recortes salariales.

    Estadísticamente se puede hablar de `riesgo de pobreza´ en el caso de aquellas personas cuyos ingresos son menores al 60 por ciento de la media nacional, que padecen una `grave privación material´ (por ejemplo, que sus recursos les impiden pagar un alquiler o adquirir ciertos bienes básicos), que han utilizado menos del 20 por ciento de su potencial de trabajo en el último año, o que viven en hogares con un bajo nivel de ingresos. Según el comisario, este problema seguirá presente `si continúa la polarización y la reducción salarial, y si se obliga a los trabajadores a contratos de tiempo parcial´, afirmó Andor.

    Estas palabras salen a la luz poco después de la famosa entrevista en antena 3 al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, donde éste intentó lanzar un mensaje tranquilizador con respecto al drama del desempleo. Rajoy se mostró convencido -no así, ni mucho menos, la opinión pública- de que al final de la legislatura habrá menos parados que al final del periodo en el Gobierno de su antecesor en el Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero. También aprovechó la cita para asegurar que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2013 irán `bien´, ya que los últimos registros muestran esa tendencia. Así, recordó que el número de parados inscritos en los servicios públicos de empleo ha disminuido en más de 147.000 personas en 2013, lo que supone la primera caída del paro registrado desde que comenzó la crisis.

    VÍDEOS EN LA RED PARA HABLAR SOBRE DESEMPLEO

    La noticia de ayer también coincidió con otras relativas a la amplia difusión de un vídeo que, bajo el título `No job land´, ha dado la vuelta al mundo como retrato de la realidad del día a día de los desempleados, en este caso, afincados en Madrid y protagonistas de una campada en la que se reclamaban más derechos para los trabajadores y una vuelta atrás con la reforma laboral. No sólo la prensa nacional, sino medios internacionales como The Telegraph se hicieron eco de la repercusión que está logrando el vídeo en la red, reflejo de una realidad cotidiana que, desde el Gobierno, no se ilustra de modo realista.

    El enfoque es sencillo: familias de diferente tipo, todas sin ingresos por su situación de desempleo, narran su historia y el cambio radical que experimentaron sus vidas a raíz de un paro prolongado en el que se encuentran envueltos. El desenlace es conocido: facturas sin pagar, supervivencia gracias a la caridad vecinal, y miedo a perder la vivienda por falta de pago de la hipoteca. También es similar el punto de origen, ya que los entrevistados parten de una situación estable, con trabajos fijos y un tren de vida acorde a unos ingresos medios que, de un plumazo, han quedado en suspenso de forma indefinida. En resumidas cuentas, el vídeo se ha convertido, para los internautas, en un reflejo fiel y realista de la situación que atraviesan millones de personas en el país, y pone cara a esos seis millones de parados que el Gobierno, a su juicio, parece obviar cuando habla del problema del paro. De ahí el éxito de la publicación a este lado de la frontera.

    Pero, además, se trata de un retrato útil de la situación española para los ciudadanos extranjeros, que entienden que en España -además del problema del desempleo- no existen tantas ayudas sociales como en otros países de la UE. `Hay poco apoyo para las madres solteras, por ejemplo, de forma que la familia es el mayor punto de apoyo en España´, señaló un lector. Ello no quita la fama de los españoles de `trabajar en negro´ para evitar al fisco -algo, por otro lado, totalmente aceptado por muchos internautas, dado el elevado grado de corrupción política del país- siempre que es posible, `como en todos los países mediterráneos´, por lo que `mucha gente en paro podría estar recibiendo ingresos encubiertos sin declarar´. Con todo, la opinión pública, en el extranjero, aprovechó las noticias relativas al vídeo para asegurar que `no se entiende cómo es posible que el Gobierno español siga sobreviviendo con tales niveles de desempleo´, aunque tampoco está claro qué ocurriría ante una posible rebelión. `Si se elimina a este Gobierno, ¿qué ocurrirá después?´, cuestionó un internauta.

    Mientras, en España, se recordó que la situación no es fácil siquiera para quienes tienen trabajo, y ello, en la línea de lo señalado por Bruselas, debido a la tan criticada reforma laboral, que ha supuesto, a juicio de los lectores, una importante rebaja de sus derechos. `Tener empleo en España significa no consumir y estar en el umbral de la pobreza; tener paro, estar en la miseria y no tener ni para estar desahuciado´, resumió un lector. Además, los internautas volvieron a denunciar la destrucción de la clase media. A su juicio, `la crisis está abriendo la brecha entre trabajadores y directivos´, de manera que `los trabajadores tienen que competir con países de bajo coste y lo hacen reduciendo salarios y mecanizando empresas, y el resultado es que hacen falta menos trabajadores y que cobren menos sueldos por hacer menos´. Con los directivos `es lo contrario: tienen que tener relaciones con otros países para poder colocar la producción, despedir obreros y manejar mejoras tecnológicas. Resultado: o cobran más o al menos no pierden poder adquisitivo´.

    Todo ello desemboca en las mismas peticiones que se vienen formulando desde hace meses: devolver a los trabajadores los derechos perdidos con la reforma laboral, dignificar la contratación temporal, llevar el salario mínimo a un umbral realista y, en general, proteger en mayor medida a la `clase trabajadora´. Resulta cada vez menos raro leer referencias a la `clase obrera´ en la web, claro síntoma del sentimiento de separación abismal entre quienes siguen manteniéndose a flote y l enorme masa de población activa que ha visto su situación drásticamente desmejorada.

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •